Los grandes lugares: una colección única en Francia

Reservar su estancia
Decouvrir-Albi-Grand-Site-Midi-Pyrenees-Albi-Tourisme.jpg
Albi forma parte de la colección de los 25 Grandes Lugares a visitar en Midi-Pyrénées y es el cuarto en la provincia del Tarn junto con Cordes-sur-Ciel, Sorèze y el Canal du Midi. Coloreada, agradable y comercial, Albi le acoge con un espíritu de vida casi italiano.

COLECCIÓN DE LOS GRANDES LUGARES

Los Grandes Lugares de Midi-Pyrénées son una colección única en Francia. Hay lugares, ambientes, paisajes de los cuales siempre nos acordaremos. Rincones, pueblos, ciudades de los cuales nos sentimos sorprendidos al descubrir, y felices al volver.
Es el caso de Toulouse, RocamadourConques o el Cirque de Gavarnie, ambientes mágicos para una jornada o un fin de semana. Midi-Pyrénées cuenta así con 25 grandes lugares que sin duda hay que visitar ya que son testigos de su historia, belleza pero también de sus ganas de acoger y compartir.

ALBI, CARRUSEL DE COLORES...

Albi le deleitará con sus colores y su arquitectura única. Le seducirá por sus festivales y su gastronomía. Este Gran Lugar es recomendado por Denis Miau, artista visual de la ciudad, conocido por su conocimiento del territorio pero también por su sinceridad, simplicidad y capacidad para hacernos vivir su tierra. ¡Albi se vive en colores! Escuche al guía…

Albi Grand Site Midi Pyrénées - Albi Tourisme, par Fabienne

ALBI LIBRO DE VIAJES

Para un espectáculo viviente, sincero y estético, los Grandes Lugares de Midi-Pyrénées desvelan su patrimonio y las riquezas de su entorno. Grandes Historias y anécdotas, les senderos y los matorrales, las sorpresas y el frescor del viaje están presentes durante todo el recorrido.
Siga la historia y gire las hojas de su libro de viajes.

ALBI - Grand Site de Midi-Pyrénées - Carnet de voyage - Albi Tourisme, par Fabienne

ALBI, LA CIUDAD EPISCOPAL, DECLARADA PATRIMONIO MUNDIAL POR LA UNESCO

Declarada Patrimonio Mundial de la Unesco en julio de 2010, la Ciudad episcopal ha conservado su antigua fisionomía marcada por el Pont-vieux, las fortificaciones a lo largo del Tarn, el palacio de la Berbie y la imponente catedral Sainte-Cécile, gigantesco edificio de ladrillo levantado justo por encima del Tarn.